Tu Voz

He recitado el poema equivocado…
los versos malaventurados,
palabras que creí haber olvidado.
Ya no me queda voz para susurrarlo.

El barco de papel se lo llevó la corriente
y se hundió en las lágrimas de los peces.
Perdí la esperanza, perdí el control.
Y entre más bebo más sed tengo.

Pero tu voz aún resuena en mis oídos,
como campanas en la madrugada,
como trompe en la quebrada.
Eres un manantial en una noche estrellada.

Ningún viento fue favorable.
Despeja el delirio de este viaje,
devuélveme a la superficie,
al líquido equilibrado de las leyes eternas.

Rompí las hojas del calendario,
rompieron los relámpagos,
Mi vida se desvanece,
inmersa en huracanes, no hay guardianes ni verdades.

Pero tu voz aún resuena en mis oídos,
como campanas en la madrugada,
como trompe en la quebrada.
Eres un manantial en una noche estrellada.

Nunca nadie había estado aquí,
el silencio escucha cada movimiento,
pero tu voz aún resuena en mis oídos.
Cada latido es un grito que dice tu nombre.

Corrí al bosque, subí el cerro, pero el aire no es libre,
es consciente de la desdicha;
en cada respiración y suspiro estás tú.
Ya no es el mismo mundo.

Pero tu voz aún resuena en mis oídos,
como campanas en la madrugada,
como trompe en la quebrada.
Eres un manantial en una noche estrellada.

C#m Bm C#m Bm D Dsus4 Am Asus2.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s